CEPR - Center for Economic and Policy Research

Multimedia

En Inglés

Other Languages

LA-blog-logo-fp
 

Home Publications En Español Artículos Lo que todos deberían saber sobre la "crisis de la deuda" en EE.UU

Lo que todos deberían saber sobre la "crisis de la deuda" en EE.UU

Mark Weisbrot
Folha de S
ão Paulo (Brazil), 3 de agosto, 2011
Nieman Watchdog, 4 de agosto, 2011
Página/12, 12 de agosto, 2011
En Inglés
Em Português

Ya que  la “crisis de la deuda” estadounidense se ha convertido en una gran noticia internacional hace unas semanas, cabe aclarar lo que es real y qué no lo es. En primer lugar, el gobierno de EE.UU. no tiene una "crisis de la deuda." El gobierno de EE.UU. paga intereses netos de sólo el 1,4 por ciento del PIB por su deuda pública - esto no es mucho ante cualquier comparación histórica o internacional. Actualmente, el déficit anual, que es relativamente grande (9,3 por ciento del PIB), es principalmente el resultado de la recesión y la débil recuperación. Las proyecciones del déficit a largo plazo se guían por los costos de la atención médica en el sector privado. Estos costos tienen efectos secundarios a los gastos públicos porque el gobierno de EE.UU. paga casi la mitad del gasto total de salud, a una tasa dos veces mayor que otros países desarrollados – y va en aumento rápidamente.


Nunca hubo una posibilidad de que EE.UU. realmente incumpliera los pagos de su deuda. La supuesta "crisis"  fue fabricada desde el principio, con los republicanos en la Cámara de Representantes utilizando un detalle técnico para ganar recortes impopulares que no podrían ganar en las urnas. La estrategia funcionó: realizaron un acuerdo que se compromete a grandes recortes del gasto sin ningún aumento en los impuestos para los ricos o los súper ricos de EE.UU, quienes han incrementado considerablemente su porción del ingreso nacional durante las últimas tres décadas.

La derecha ganó porque el presidente Obama decidió colaborar con ellos, tratando de aprovechar la "crisis" fabricada también para implementar los recortes que  ofenden y lastiman a la gente que votó por él. Por supuesto, él también quería aumentar los impuestos a los ricos, pero por haber aceptado la legitimidad de la extorsión de los republicanos, él perdió esta oportunidad.

El daño más grave de esta "arma de distracción masiva" - y la capitulación del Presidente Obama a ella - es que el debate político en EE.UU. ha sido fuertemente alterado. La falsa "crisis de la deuda" es considerada como el principal problema, y aún más absurdamente, como una de las causas de la debilidad de la economía. La economía de EE.UU. apenas creció en el primer semestre de este año, y hay 25 millones de personas desempleadas, trabajando involuntariamente a tiempo parcial, o que han abandonado la fuerza laboral. Hemos pasado por más de un tercio de la "década perdida", y el cambio en el debate político hacia la reducción del déficit incrementará la probabilidad de que experimentemos toda aquella década.

Si el presidente Obama pierde ambas cámaras del Congreso, o la presidencia en las próximas elecciones, será el resultado de una economía débil y el alto desempleo, y porque dejó que sus oponentes no sólo sabotearan la economía – algo que hicieron con mucho gusto – pero también porque dejó que ellos redefinieran el debate económico para que en el futuro se le eche la culpa al presidente y su partido por el lío.

Así que la próxima vez que alguien se queje de que la mayor parte de América del Sur es gobernado por presidentes populistas de izquierda que luchan demasiado contra la élite tradicional de sus países, acuérdese que hay peores clases de liderazgo: la que comete suicidio político por el bien de "bipartidismo.”


Mark Weisbrot es codirector del Center for Economic and Policy Research (CEPR), en Washington, D.C. Obtuvo un doctorado en economía por la Universidad de Michigan. Es también presidente de la organización Just Foreign Policy.

 

CEPR.net

donar
Combined Federal Campaign #79613