Campaña internacional en torno a elecciones Venezolanas ha comenzado

Print

Mark Weisbrot
The Guardian Unlimited, 18 de marzo, 2010
En inglés

Venezuela tiene elecciones para su Asamblea Nacional en Septiembre y la campaña ha empezado en serio. Me estoy refiriendo a la campaña internacional. Esto se lleva a cabo, principalmente, a través de los medios internacionales; pero una parte se extenderá hacia los medios Venezolanos. Involucra varios oficiales públicos, especialmente en los Estados Unidos. El objetivo será generar la mayor cantidad de prensa negativa sobre Venezuela, desacreditar al gobierno, y deslegitimar las elecciones de Septiembre – por si a caso la oposición decide retirarse, como lo hicieron en las ultimas elecciones legislativas, o se niegan a reconocer los resultados si pierden.

No hace falta una conspiración, ya que todos los actores principales saben que hacer. De vez en cuando algunos no se aferraran al mensaje oficial por falta de coordinación. Un fascinante ejemplo de esto sucedió la semana pasada cuando el Senador John McCain intentó conseguir que le Gen. Doug Fraser del Comando Sur de los Estados Unidos respaldara sus acusaciones que Venezuela apoya actividades terroristas. En declaraciones ante el Comité Senatorial de las Fuerzas Armadas el 11 de Marzo, el general Fraser contradijo a McCain:

“Continuamos a observar la situación muy cuidadosamente… no hemos observado ninguna conexión especifica que pueda verificar que han habido relaciones directas entre el gobierno y redes terroristas.”

¡Uy! Parece que a Fraser no le llegó la nota que el equipo Obama, no solo McCain, está en plena campaña contra Venezuela. El día siguiente emitió una declaración retractando su testimonio:

“Esta mañana hablé con el subsecretario Valenzuela [el más alto funcionario del Departamento de Estado para América Latina] sobre el tema de conexiones entre el gobierno de Venezuela y las FARC. Hay cero discrepancia entre nuestras dos posiciones, estamos de acuerdo completamente.

Hay clara y documentada evidencia histórica y actual de las relaciones entre el gobierno de Venezuela y las FARC… estamos directamente alineados con nuestros socios en el Departamento de Estado y la comunidad de inteligencia.”

Es bueno saber que los Estados Unidos todavía ejerce control civil sobre las fuerzas armadas, por lo menos en el hemisferio occidental. Pero por el otro lado, sería aun mejor si la verdad tuviera valor en estas audiencias del congreso o en los círculos de política exterior de Washington en general. Los medios no se dieron cuenta de esta torpe y aparentemente forzada reversión por parte del general.

La “documentada evidencia histórica y actual” que menciona el general Fraser se refiere a materiales supuestamente provenientes de computadores portátiles y discos duros que las fuerzas armadas de Colombia supuestamente encontraron durante una incursión al Ecuador en 2008. No importa que estas son las mismas fuerzas armadas que han asesinado a cientos de adolescentes inocentes y vestido sus cuerpos en uniformes guerrilleros. Estos computadores seguirán siendo explotados para conseguir “evidencia” previamente no divulgada, la cual será utilizada en la campaña en contra del gobierno de Venezuela. Nos pedirán que asumamos que los “documentos capturados” son auténticos, y la mayoría de los medios lo harán

Los ataques hacia Venezuela de la Secretaria de Estado Hillary Clinton durante su reciente viaje a Sur América fueron la primera movida de la campaña. La mayoría de lo que seguirá es predecible. Habrán editoriales llenas de odio en los principales periódicos, encabezados por los editores neo-conservadores del Washington Post. Chávez será acusado de reprimir a los medios, a pesar de que la mayoría de los medios Venezolanos – medidos por audiencia – son controlados por la oposición. De hecho, los medios en Venezuela siguen mucho más en contra del gobierno que nuestros propios medios aquí en los Estados Unidos, o incluso en la mayoría del mundo. Pero los medios internacionales intentarán comunicar la imagen que Venezuela es Burma o Corea del Norte.

En Washington, DC, no puedo transmitir en una frecuencia de radio FM sin una licencia legal; me cerrarían la transmisión. Cuando esto sucede en Venezuela se reporta como censura. Aquí nadie investigará los detalles legales, especialmente los “expertos” y autores de editoriales, o hasta muchos de los reporteros.

La economía Venezolana estuvo en recesión en 2009, pero seguramente volverá a crecer este año. La prensa de negocios ignorará el crecimiento económico y exagerará la inflación, como lo han hecho durante los últimos seis años, cuando el crecimiento económico récord corto la tasa de pobreza por la mitad y la pobreza extrema por 70 por ciento (lo cual también fue ignorado). Resoluciones serán introducidas en el congreso de los Estados Unidos condenando a Venezuela por cualquier cosa.

El gobierno de los Estados Unidos seguirá inyectando millones de dólares en Venezuela a través de USAID, y se negará a publicar una lista de los beneficiarios. Esta es la parte no-clandestina de su financiamiento para la campaña dentro de Venezuela.

La única parte de esta historia que no es predecible es cual será el resultado final de la campaña internacional. Durante las ultimas elecciones legislativas en Venezuela en 2005, la oposición se retiró de las elecciones, con por lo menos apoyo tácito del gobierno de Bush. Intentando deslegitimar al gobierno, renunciaron la posibilidad de ganar por lo menos 30 por ciento de la Asamblea Nacional.

En ese entonces, la mayoría de los medios – y también la Organización de Estados Americanos – rechazaron la idea que las elecciones eran ilegitimas simplemente por ser boicoteadas por la oposición.

Pero eso fue bajo el gobierno de Bush, el cual perdió credibilidad acerca de Venezuela al haber apoyado el golpe de estado de 2002, y por otras razones. El resultado podría ser distinto bajo Obama.

Es por eso que resulta tan ominoso ver a este gobierno armando transparentemente y sin provocación una campaña para deslegitimar al gobierno de Venezuela antes de elecciones nacionales. Esto parece ser una señal para la oposición: “tendrán nuestro apoyo si es que deciden volver a una estrategia insurreccional,” sea después o antes de las elecciones.

El Departamento de Estado está jugando un sucio y peligroso juego.


Mark Weisbrot es codirector del Center for Economic and Policy Research (CEPR), en Washington, D.C. Obtuvo un doctorado en economía por la Universidad de Michigan. Es coautor, junto con Dean Baker, del libro Social Security: The Phony Crisis (University of Chicago Press, 2000), y ha escrito numerosos informes de investigación sobre política económica. Es también presidente de la organización Just Foreign Policy.