Latin America and the Caribbean

América Latina y el Caribe

CEPR examines economic changes in Latin America, including how IMF, World Bank and WTO policies have affected countries in the region, and looks at the economic factors behind political developments there. Specific countries that CEPR focuses on include: Argentina, Bolivia, Brazil, Ecuador, Haiti, Honduras, Jamaica, Mexico, Venezuela and Puerto Rico.

CEPR examina los cambios económicos y políticos en América Latina, incluyendo la forma en que las políticas del FMI, el Banco Mundial y la OMC han afectado a los países de la región, y analiza los factores económicos que están detrás de los acontecimientos políticos en la región. Los países específicos en los que se centra el CEPR incluyen: Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Haití, Honduras, Jamaica, México, Venezuela y Puerto Rico.

Op-Ed/Commentary

DemocracyHondurasLatin America and the CaribbeanUnited StatesUS Foreign Policy Once the US’s “Good Friend” in Honduras; Now on Trial for Drug Trafficking
The trial of Juan Orlando Hernández, once the seemingly untouchable and authoritarian president of Honduras, is officially set to begin on February 12. The US government supported Hernández from the beginning of his first presidential term and backed him even as evidence of his criminal involvement grew.

Dan BeetonAlexander Main / February 09, 2024

book

HaitiLatin America and the CaribbeanWorld Aid State
Aid State: Elite Panic, Disaster Capitalism, and the Battle to Control Haiti You can purchase the book here. Book event on Monday, February 5, 2024 at 7:00pm ET | Watch here Book event on Tuesday February 20, 2024 at 7:00pm ET | Watch here Haiti’s state is near-collapse: armed groups have overrun the country, many government officials have fled after the 2021 assassination of President Moise and not a single elected leader holds office, refugees desperately set out on boats to reach the US and Latin America, and the economy reels from the after-effects of disasters, both man-made and natural, that destroyed much of Haiti’s infrastructure and institutions. How did a nation founded on liberation—a people that successfully revolted against their colonizers and enslavers—come to such a precipice? In Aid State, Jake Johnston, a researcher and writer at the Center for Economic and Policy Research in Washington, DC, reveals how long-standing US and European capitalist goals ensnared and re-enslaved Haiti under the guise of helping it. To the global West, Haiti has always been a place where labor is cheap, politicians are compliant, and profits are to be made. Over the course of nearly 100 years, the US has sought to control Haiti and its people with occupying police, military, and euphemistically-called peacekeeping forces, as well as hand-picked leaders meant to quell uprisings and protect corporate interests. Earthquakes and hurricanes only further devastated a state already decimated by the aid industrial complex. Based on years of on-the-ground reporting in Haiti and interviews with politicians in the US and Haiti, independent aid contractors, UN officials, and Haitians who struggle for their lives, homes, and families, Aid State is a conscience-searing book of witness. Reviews of Aid State "Johnston’s investigative work ... is rivetingly told. It is a deeply layered and global story involving foreign governments and their multiple (and often competing and uncoordinated) agencies; corporations intertwined with humanitarian projects; mercenaries; and a variety of actors in Haiti, from government officials and local leaders to individuals trying to navigate these contexts, who offer stark and piercing insights into what has produced their realities. It takes its place alongside earlier works by journalists that recounted periods of Haitian history as they unfolded." - Laurent Dubois, Los Angeles Review of Books “Magisterial....Johnston’s dogged and comprehensive research vividly underscores the role international actors have played in hurling Haiti toward its current morass of political intrigue, structural violence, and institutional collapse.” - Dr. Robert Maguire, Elliott School of International Affairs, George Washington University and former Representative for Haiti and the Caribbean of the Inter-American Foundation “In Aid State: Elite Panic, Disaster Capitalism, and the Battle to Control Haiti, Jake Johnston weaves together the voices of politicians, aid contractors, United Nations officials, and, most importantly, Haitians fighting for their country and for their lives. Through reporting, testimonials, and firsthand accounts, Johnston exposes the intricate webs of power surrounding Haiti from its revolutionary beginnings to today. With precision, empathy, and an engaging narrative style, Johnston shines a light on the relentless battle for and against Haiti, challenging readers to confront the injustices inflicted upon a nation that continues to resist against all odds.” - Edwidge Danticat, author of Brother, I’m Dying “Jake Johnston’s Aid State: Elite Panic, Disaster Capitalism, and the Battle to Control Haiti should be required reading for all world leaders before they even think about meddling in Haitian politics. Challenging popular notions of what it means to best support Haiti, and with decades-long experience reporting on Haitian affairs to support his succinct and always shrewd analyses, Johnston shines an uncomfortable light on the international community’s contributions to Haiti’s recent tragedies. In so doing, he dismantles the idea that aid after disaster has anything to do with humanitarianism, while never losing sight of Haiti’s potential for self-recovery.” - Marlene L. Daut, Professor of French and African American Studies at Yale University, and author of Awakening the Ashes: An Intellectual History of the Haitian Revolution “Jake Johnston’s Aid State is a harrowing journey into the heart of modern neocolonial darkness, revealing the thick network of international organizations, including the United Nations, that have occupied Haiti for decades. In the name of humanitarian aid and development, the occupiers have brought sexual abuse, disease, and death. Johnston writes movingly about a country and its people that survives under permanent occupation. An indispensable book.” - Greg Grandin is a professor of history at Yale University and the Pulitzer Prize-winning author of Fordlandia “In Aid State, Johnston combines his prodigious research with first person accounts from interviews with a remarkably broad range of Haitian, US and other foreign actors. The result is a troubling portrait of US policy across Democratic and Republican administrations. . . Johnston’s controversial thesis has implications far beyond one small country, suggesting the possibility that a new approach of respect for self-determination and encouragement of self-sufficiency in poor countries around the world could pave a much surer path to the spread of durable democracies we claim to seek.” - former U.S. Congressman Andy Levin "Powerful...This cri de coeur from an expert with firsthand knowledge of what ails Haiti is a must-read.” - Publishers Weekly starred review

Aid State / January 30, 2024

CEPR examines economic changes in Latin America, including how IMF, World Bank and WTO policies have affected countries in the region, and looks at the economic factors behind political developments there. Specific countries that CEPR focuses on include: Argentina, Bolivia, Brazil, Ecuador, Haiti, Honduras, Jamaica, Mexico, Venezuela and Puerto Rico.

CEPR examina los cambios económicos y políticos en América Latina, incluyendo la forma en que las políticas del FMI, el Banco Mundial y la OMC han afectado a los países de la región, y analiza los factores económicos que están detrás de los acontecimientos políticos en la región. Los países específicos en los que se centra el CEPR incluyen: Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Haití, Honduras, Jamaica, México, Venezuela y Puerto Rico.

Op-Ed/Commentary

ArgentinaFondo Monetario InternacionalAmérica Latina y el Caribe Entrevista con Mark Weisbrot sobre las elecciones en Argentina
Counterspin Ver artículo original en inglés Janine Jackson, autora, directora de programa y productora/presentadora del programa de radio semanal CounterSpin de FAIR (Fairness and Accuracy in Reporting), entrevistó el lunes a Mark Weisbrot, economista y codirector del Centro de Investigación en Economía y Política, sobre las elecciones presidenciales en Argentina. Esta entrevista cubre parte del contexto de las elecciones, incluyendo parte de la historia económica más importante de los últimos 20 años, la cual ha llevado a la actual coyuntura. Una parte importante de la historia es el papel de los Estados Unidos, así como del Fondo Monetario Internacional, incluyendo su acuerdo más reciente bajo el gobierno de derecha del presidente Mauricio Macri (cuyo apoyo fue crucial para la victoria de Javier Milei). Este fue el préstamo más grande jamás otorgado por el FMI ($57 mil millones), y las condiciones que este conlleva, así como la deuda misma, fueron quizás los factores más importantes que contribuyeron a la actual crisis económica y, por lo tanto, al resultado electoral. A continuación, la transcripción de la entrevista. Janine Jackson A estas alturas, mucha gente está escuchando el nombre de Javier Milei por primera vez. Milei acaba de ser electo como presidente de Argentina. El 56% al 44% son las cifras que se escuchan en este momento, por encima del ministro de Economía del país, Sergio Massa. Fox News anunció con bombos y platillos: "Javier Milei aplasta a la izquierda argentina y se convierte en el primer jefe de estado libertario del mundo". Donald Trump anunció que Milei "realmente hará a la Argentina grande otra vez" y Elon Musk declaró que “se viene la prosperidad para Argentina". Esta recepción da una idea de hacia dónde se dirige esto y de lo que podría significar. Mark Weisbrot es codirector del Centro de Investigación en Economía y Política en Washington, D. C. Es autor del libro "Failed: What the Experts Got Wrong About the Global Economy" y coautor con Dean Baker de "Social Security: The Phony Crisis”. Y en este momento, se une por teléfono a conversar con nosotros. Bienvenido de nuevo a CounterSpin, Mark Weisbrot. Mark Weisbrot Gracias, Janine. Es un placer estar con ustedes. Janine Jackson Bueno, para que no haya mucho misterio, para empezar, Javier Milei cargaba una motosierra como accesorio durante la campaña electoral, lo que lo relacionaba con cortar el gasto público. Y calificó al Estado como un "pedófilo en un jardín de infantes". Y sí, no crean que esto es todo, porque fue a decir que "el Estado es un pedófilo en un jardín de infantes con los niños encadenados y envaselinados". Y me recuerda a Duterte diciendo que estaría feliz de masacrar a 3 millones de drogadictos en Filipinas. Y, por supuesto, a la gente le recuerda a Trump y su actual promesa de "erradicar a los comunistas, los fascistas marxistas y los matones de izquierda radical que viven como alimañas dentro de los límites de este país". Y eso es sólo de esta semana. Es histriónico. Tenemos políticos que dicen cosas que se oyen decir a los supervillanos en las películas. Y supongo que la preocupación es que serán subestimados como meramente coloridos y exagerados, y no considerados en términos de las cosas reales que quieren y son capaces de hacer. Así que, esa es mi presentación de la situación. ¿Cuáles son las cosas importantes que los oyentes necesitan saber sobre Javier Milei y su elección? Mark Weisbrot Bueno, la sustancial locura de Milei es parte importante de la historia. Y, como ya mencionó o insinuó en los ejemplos dados, los medios lo han estado comparando con Trump, y eso a él le gusta. Y entonces es parte de ese fenómeno, que creo que podríamos hablar durante horas, sobre personas locas que son electas en situaciones y maneras en las cuales no hubieran sido electas en el pasado. Y, por supuesto, la gran pregunta antropológica y sociológica: ¿cómo sucede esto? Pero no entraré en eso. En cambio, de lo que prefiero hablar es de lo que significa su locura y creo que eso también es más interesante para el público. Su locura es en parte una visión libertaria coherente, de extrema derecha. Él dice "cada vez que interviene el Estado, es una acción violenta que termina perjudicando el derecho de propiedad y, al final, limita nuestra libertad". Y él aplica esto a intentar arreglar el problema del hambre, el problema de la pobreza o el empleo. Así que él es realmente lo más extremo que se puede encontrar en ese conjunto de ideas libertarias de derecha. Entonces la pregunta es, en términos de política, ¿qué significa eso? En primer lugar, quiere abolir el banco central, lo que por supuesto sería un desastre, y casi ningún economista apoyaría siquiera una idea así. Y también quiere dolarizar la economía, lo que probablemente también sería un desastre. La mayoría de los economistas dirían que ni siquiera existen reservas para eso en este momento, pero que de todos modos no sería una buena idea. Él tiene grandes ideas. Se desharía de algunos ministerios y, ciertamente, de la motosierra: el tipo camina disfrazado de Batman con motosierras y fue elegido presidente. Quiere cortar el gasto público al menos un 15 por ciento, no tiene ningún apego a nada como la educación pública, la salud publica y todo eso. Así que cortaría todo lo que pudiera y la economía probablemente entraría en recesión y quién sabe dónde pararía. Janine Jackson Bueno, parece que tiene una cierta definición de socialismo. Y siento que es esto en lo que los medios estadounidenses se van a enfocar, porque como usted y yo sabemos, van a poder citar muchas frases de él y de algunas personas que no están de acuerdo con él, pero no creo que vayan a profundizar mucho en la retórica. Y por eso describe todo lo ocurrido en administraciones anteriores de Argentina como socialismo. ¿Cómo podemos descifrar eso? Mark Weisbrot Sí, es cierto, dice, "Argentina ha abrazado las ideas socialistas durante los últimos cien años". Por supuesto, eso también es una locura. No sé qué será capaz de hacer realmente. Eso es lo primero. Quiero decir, sólo tiene 39 escaños de 257 en la Cámara Baja, e incluso ocho de 72 en el Senado. Ahora sí tiene un partido alineado con él, el del expresidente de 2015 a 2019, y ese fue Macri. Y así es como fue electo, en parte porque Macri y su partido lo apoyaron. Entonces, con todo esto, posiblemente podría obtener una mayoría en la Cámara, pero no está claro que estos representantes vayan a apoyarlo; son personas de derecha, pero no están tan locos como él. Así que no queda claro qué es lo que llegará a hacer. Esto es algo que ya veremos. Hay que recordar también que el gobierno al que está sucediendo, los peronistas, tienen un movimiento real y han salido a las calles antes cuando sucedieron cosas terribles. En 2001, cuatro presidentes dimitieron en menos de dos semanas, a causa de las protestas. Y creo que aquí es quizás donde comienza la historia, porque ustedes se centran en lo que los medios se pierde o no entiende bien. Entonces deberíamos comenzar con lo que no se ve en los medios. No se ve, por ejemplo, que en estos últimos 20 años a los peronistas les fue muy bien. Podemos empezar con Néstor Kirchner en 2003. Y en los doce años siguientes, antes de Macri, hubo una disminución del 71% en la pobreza, una disminución del 81% en la pobreza extrema y el PIB o ingreso per cápita creció en un 42%, lo que, comparado con México, es tres veces más rápido. Este fue un conjunto de políticas muy exitoso, pero no lo he visto en ninguna de las coberturas. Lo escribí en un artículo de opinión en el New York Times hace un par de años. Pero realmente no se ve esa parte de la historia. Y eso es lamentable porque la gente necesita saberlo. Y por supuesto, es en parte porque la gente no lo sabe — los medios argentinos no son mejores que aquí, los grandes medios — que alguien así podría ser elegido. La otra parte de la historia: primero comencemos con la depresión de 1998 a 2002. Esto fue causado abrumadoramente por el FMI. Y pueden ir al New York Times y leer eso. En aquel momento, de hecho, se informó sobre el papel del FMI. Y esa fue una gran parte de la historia, porque como ustedes saben, como saben la mayoría de sus oyentes, el FMI está dominado principalmente en su toma de decisiones por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Janine Jackson Correcto. Mark Weisbrot Luego estaban los Kirchner y los Peronistas y hubo un largo período en el que les fue muy bien. Y el propio Macri, que fue presidente de 2015 a 2019, no habría llegado al poder, en realidad, si no fuera por más cosas que vinieron de Estados Unidos. Y eso también se lo puedo decir, dependiendo de cuánto tiempo tenga. Janine Jackson Por favor, cuéntelo, porque creo que la gente quiere saber cuál es el papel de los Estados Unidos aquí. Mark Weisbrot Sí, creo que es muy importante, especialmente que la gente de aquí lo sepa porque esto fue algo muy importante. Quiero decir, Argentina es obviamente una de las economías más grandes de América del Sur. Y durante este período en América Latina en su conjunto, en la primera década del siglo 21, no fue sólo Argentina la que tuvo este gran repunte. Toda América Latina en su conjunto redujo la pobreza del 44% al 28% después de haber tenido dos décadas de pobreza creciente antes de eso. Eso fue de 2003 a 2013, la década que estoy analizando. Esa fue una década en la que la mayor parte del hemisferio estuvo gobernada por gobiernos de izquierda por primera vez. Y luego Estados Unidos, por supuesto, desempeñó su papel (de lo cual nos centraremos ahora en Argentina) de tratar de deshacerse de casi todos ellos y hacerles la vida difícil para que fueran derrocados, varios de ellos, por golpes de estado. ¿Y entonces qué pasó en Argentina? Bueno, en primer lugar, tenían una deuda terrible, tuvieron que incumplir con el FMI en 2003, y el FMI dio marcha atrás. Y dejaron de pagar su deuda privada. Hicieron esto antes de declararse en quiebra ante el FMI, pero el FMI renovó la deuda. Entonces tuvieron esta gran pelea con el FMI y los acreedores privados sólo para estabilizar la economía. Pero lo hicieron con éxito y crecieron. Y luego, en 2012, un juez de Nueva York decidió que Argentina no debería poder pagar a sus acreedores: más del 70 por ciento de sus acreedores, aquellos que habían aceptado la deuda reestructurada. Se trataba de Thomas Griesa, un juez de Nueva York, y lo hizo en nombre de los "fondos buitre". Se trataba de fondos que compraron la deuda cuando estaba muy barata en la década de 2000 y querían cobrar su valor total. Así que estaba tratando de obligar al gobierno argentino a pagar a estos fondos buitre estadounidenses, y lo estaba haciendo cortando la capacidad de los argentinos para pagar a todos los demás acreedores hasta que pagaran a los buitres. Y eso es parte de lo que empujó a Argentina a una recesión y perjudicó a la economía argentina en 2014. Y solo para mostrarles cuán político fue esto, en 2016, el mismo juez tomó una decisión en la que levantó la orden judicial del pago de esta deuda. Es decir, revocó la decisión. Y dijo que lo hizo porque, y en una cita exacta suya, "la elección del presidente Macri lo cambió todo". ¿Se entiende? Así es en parte como conseguimos a Macri: el tribunal estadounidense estaba dañando la economía argentina justo antes de eso y luego, por supuesto, revirtió ese tremendo daño tan pronto como Macri fue electo. Así que ahí tiene, hay un gran cambio y conduce a otro gran cambio en el mandato de Macri. Porque, bueno, entonces Macri es elegido gracias a una acción que vino de los Estados Unidos. Y hay otras acciones también, que describiré, pero luego Macri va y obtiene — y que ocurriese esto se debe a Trump, a la influencia de Trump en el FMI — obtiene el préstamo más grande que el FMI jamás haya otorgado a nadie, a ningún país del mundo; 57 mil millones de dólares en 2018. Y las condiciones de ese préstamo fueron terribles y forzaron a la economía a entrar en recesión. Y luego, por supuesto, cuando las cosas empezaron a ir mal, lo cual hicieron de inmediato porque el gran préstamo que obtuvieron simplemente financió la fuga de capitales fuera del país, eso generó todo tipo de problemas. Y redoblaron su apuesta, el FMI redobló su apuesta y obtuvo más austeridad, tanto en política fiscal como en política monetaria. Y así las cosas empeoraron. Eso realmente te lleva a la situación que existe hoy. Eso es lo que la generó. La economía, la inflación del 140% que hay ahora, todo el lío, que hizo que este tipo fuera elegido en realidad fue creado por el gobierno de Macri y ese acuerdo con el FMI. Y también otras medidas que los Estados Unidos tomó para privar a Argentina de dólares antes de que Macri llegara al poder. Janine Jackson Bueno, cuando escuchas acerca de tener que compensar a los fondos buitres y el impacto que eso tiene, pienso en Puerto Rico. Sé que hay muchos otros lugares en el mundo en los que la gente debe estar pensando, pero cuando presentas esa situación — ahora estoy leyendo The Washington Post, que está tratando de explicar por qué fue electo Milei y dice, cito, "los votantes de esta nación de 46 millones de habitantes exigieron un cambio drástico de un gobierno que ha hecho caer el peso, disparar la inflación y arrojar a más del 40% de la población a la pobreza". Entonces dicen, bueno, Milei está en contra de esto, de la pobreza y de los problemas que están teniendo. Él se para ante la gente y dice: "Voy a cambiar eso". Y no creo, al menos en esta explicación, estar consiguiendo nada de la historia a largo plazo que usted me está contando. Solo Milei estoy obteniendo. Las cosas están mal, Milei está ahí para arreglarlas. ¿Verdad? Mark Weisbrot Sí, aunque, quiero decir, no creo que a los medios aquí les guste Milei. Es como Trump. Janine Jackson Correcto. Mark Weisbrot Esta es la ironía que se da en muchas de estas situaciones en las que a los medios no les agradan estas personas porque son demasiado extremistas, o Estados Unidos ni siquiera quería a Bolsonaro, por ejemplo, en Brasil, quien, por cierto, fue una de las primeras llamadas, una videollamada, que hizo Milei cuando ganó esta elección. Sepa que el consenso general aquí es que estos tipos están demasiado locos, pero aun así los ayudan a ganar. Janine Jackson Si, exacto. Mark Weisbrot Esta es una paradoja que probablemente todos ustedes puedan comprender mejor que yo. Janine Jackson No puedo. Pero ves las entrevistas, y las estamos viendo ahora, y la gente que está escuchando las verá. Gente en la calle en Argentina diciendo: "Bueno, simplemente hay demasiada inflación, hay demasiada corrupción". Cosas muy típicas de los votantes de Trump como, "Bueno, no me gustan sus ideas sociales, pero sus planes económicos tienen sentido". La gente quiere un cambio y creo que podemos reconocer que la gente quiere un cambio. Y luego viene la gente y dice: "¿Sabes lo que soy? Soy diferente. Represento el cambio". Pero donde, en mi opinión, los medios no ejercen su papel es, bueno, ¿por qué la gente quiere un cambio? ¿Y qué tiene eso que ver con el fracaso de los sistemas existentes, incluidos los sistemas económicos? En cambio, los medios simplemente dicen: "Supongo que la gente en el fondo quiere una especie de tipo fascista", en lugar de... incluso oponiéndose, todavía no profundizan lo suficiente, en mi opinión, en por qué la gente estaba dispuesta a hacer este cambio desesperado. ¿Verdad? Mark Weisbrot Sí, y creo que parte de la historia de los medios es que la mayoría de la gente en Argentina, así como esta audiencia, no conocen este registro histórico. Quiero decir, imagínese si todos los votantes supieran que en los últimos 20 años, la mayor parte del tiempo en que los peronistas estaban en el poder (la gente que logró los números que acabo de decir), a la gente le fue bastante bien en términos de reducir enormemente la pobreza. Y el crecimiento del salario real fue del 34% bajo los Kirchner, por ejemplo, durante ese período. Y sucedieron todas estas cosas, aumento del gasto en programas de transferencias de efectivo, todo. Y les fue extremadamente bien. Algunas personas lo recuerdan y por eso todavía obtuvieron el 44% de los votos, ¿verdad? Pero no todo el mundo tiene la edad suficiente ni entendería necesariamente toda la situación, sin haberla visto en los periódicos ni haberla oído en la radio o la televisión. Y entonces, sí, es fácil para este tipo venir aquí, es casi literalmente un payaso, y entrar y decir... y, aunque probablemente mucha gente, incluso los que votaron por él, piensan que sus ideas son una locura o que él está loco, ves citas como esa en la prensa. "Sí, está loco, pero de todos modos votaré por él". Pero no tienen forma de ver que realmente ha habido alternativas exitosas. Y si podemos profundizar un poco en la economía, creo que parte del problema aquí es que el préstamo del FMI es enorme y tienen que pagarlo devuelta. Y, por supuesto, obtuvieron algo de alivio de la deuda privada, pero el FMI no ofrece ningún alivio; pueden posponer el pago de algo, pero aun así se vencerá. Y, por supuesto, existe una fuga de capitales debido a esa situación. Y tenemos una situación en la que tenemos lo que se llama una "espiral de depreciación de la inflación". Entonces, si la confianza en la moneda se ve socavada por una variedad de cosas, incluida la inflación misma y los problemas de deuda que les dejó el FMI, muy pronto sucederá lo anticipado, incluidas las políticas reales del FMI que van a provocar que los capitales abandonen el país, como lo hicieron en 2018. Entonces con todas estas cosas, lo que pasa es que el capital huye del país y eso hace que la moneda se deprecie. Y cuando la moneda se deprecia, el precio de las importaciones sube. Y luego eso causa más inflación, y luego el aumento de la inflación hace que la moneda se deprecie aún más. Y es por eso que fue tan difícil para este último gobierno anterior a Milei resolver este problema, porque es una espiral que se perpetúa a sí misma, algo en lo que no quieres entrar. Y por supuesto, hay maneras. Es posible. Pero repito, ese es un problema muy difícil. Y eso fue el resultado de las políticas que llegaron abrumadoramente con el gobierno de Macri y el acuerdo con el FMI que él siguió. E incluso lo dijo en un momento, no tengo la cita exacta, pero fue algo así como: "Hice todo lo que acordé en este acuerdo y la economía se fue por el retrete". Incluso él se dio cuenta de eso. Pero repito, eso no se ve en el debate público. Lo único que se vio hasta las elecciones es que "el partido en el poder debe ser responsable de lo que está sucediendo y tiene que irse". Y luego ves a este tipo, Milei, llegar con ideas realmente locas y a nadie le importa lo locas que estén. Es simplemente diferente. Es un poco como ganó Trump también. Janine Jackson Absolutamente. Bueno, podría terminar con eso. Pero le preguntaría si tiene alguna idea final sobre las personas que, francamente, están escuchando o pensando: ¿dónde está la gente en esto? ¿Dónde está el pueblo argentino? Incluso las personas que critican a los medios reconocen que estamos viendo una cobertura de arriba hacia abajo, pero ¿la gente dijo que quería a este tipo? Si la gente está preocupada o tratando de establecer una conexión o tratando de pensar en formas de obtener historias alternativas sobre esto. Ya sabe, ¿qué debería buscar la gente en los medios? Preguntas a tener en cuenta, ese tipo de cosas. ¿Conclusiones sobre esto? Mark Weisbrot Bueno, por supuesto, aquí trabajamos mucho con el Congreso porque es la rama del gobierno que más, o debería decir la menos irresponsable, que tenemos. Y creo que es importante prestar atención a eso, porque ahora hay un grupo de miembros del Congreso en el Caucus Progresista; de hecho, cinco de ellos acaban de llevar una delegación a Brasil, Colombia y Chile; esto ocurrió apenas en los últimos meses, por lo que estarán prestando atención. Creo que eso es muy importante, porque el Congreso, especialmente el Caucus Progresista, puede actuar como un control de las cosas malas que nuestro gobierno podría hacer en los eventos posteriores. Y una de ellas que ni siquiera mencioné, pero debería hacerlo, es que ya hubo 40 años de democracia en Argentina, a pesar de las crisis económicas y depresiones y todo lo demás que describí. Y eso también está en riesgo, porque Milei, y especialmente su candidata a la vicepresidencia, han hecho declaraciones que indican que sienten cierta admiración por la dictadura militar que gobernó ese país desde 1976 a 1983. Y creo que esa es una amenaza real. Y esa es una de las cosas a las que debemos prestar atención, pero también a cualquier papel que pudiese desempeñar el FMI porque, nuevamente, el Tesoro de Estados Unidos tiene la voz mayoritaria en esa organización. Janine Jackson Bueno, eso es todo. Hemos estado hablando con Mark Weisbrot. Es codirector del Centro de Investigación en Economía y Política. Puede encontrar sus investigaciones y análisis en línea en cepr.net.

Mark Weisbrot / 20 Noviembre 2023

Article

CoronavirusEcuadorEleccionesAmérica Latina y el Caribe Las elecciones en Ecuador podrían tener consecuencias perdurables
Common Dreams Ver artículo original en inglés Imaginemos un país en desarrollo donde un economista de 43 años con un doctorado de la Universidad de Illinois, relativamente desconocido como político, se postula para presidente y gana. A pesar de las décadas anteriores de corrupción y podredumbre institucional, forma un gobierno competente y aplica la política económica correcta. Las cifras cuentan gran parte de la historia: en los 10 años de su presidencia, la pobreza cayó un 41 por ciento; el ingreso por persona creció a más del doble de la tasa de los 25 años anteriores; y el porcentaje de la economía destinado a la inversión pública y el gasto gubernamental en servicios de salud se duplicó.  Estos y otros avances (por ejemplo, en educación) estuvieron acompañados de niveles sin precedentes de estabilidad política, y Ecuador fue uno de los países más seguros de América del Sur. Bienvenidos al Ecuador en el siglo XXI. Esa fue la primera parte de la historia, que comenzó cuando Rafael Correa asumió el cargo en 2007. Pero luego dejó el cargo en 2017 y las cosas se fueron al diablo rápidamente durante los últimos seis años. El primer presidente de este período fue Lenín Moreno, quien provenía del partido de Correa pero que a los pocos meses se volvió contra él. Purgó el partido de personas leales a su misión progresista original, dejando al movimiento político más grande del país sin partido político. Después purgó el poder judicial y lo utilizó para perseguir a sus oponentes. Esto incluyó al propio Correa, quien enfrentaría una sentencia de ocho años de prisión si regresase a casa. Los cargos y el juicio a Correa fueron una farsa, con una corte que concluyó que él usó “influencia psíquica” sobre otros para cometer delitos. Debido a que se trataba de un caso tan evidente de persecución política, se le concedió asilo político en Bélgica y puede viajar libremente a casi cualquier lugar que no sea Ecuador sin temor a la extradición. Guillermo Lasso, el actual presidente y una de las personas más ricas de Ecuador, fue electo en 2021. En mayo disolvió la Asamblea Nacional y convocó a nuevas elecciones. Se enfrentaba a un juicio político y, muy probablemente, a su destitución por graves acusaciones de corrupción.  Los resultados de estos seis años de destrucción del Estado de derecho, y de cambios de políticas, no fueron agradables. La pobreza alcanzó su nivel más alto en una década, justo antes de la pandemia. Los datos más recientes muestran una tasa de pobreza un 17 por ciento más alta que hace seis años. La recuperación de Ecuador de la pandemia es hoy la peor en América del Sur, en términos de ingreso real per cápita. Y el país también tuvo una de las peores tasas de mortalidad per cápita del mundo debido a la pandemia de COVID. Más aterrador ahora es la espiral de violencia. Bajo Correa, la tasa de homicidios de Ecuador había disminuido de 18 a solo 5,8 por 100.000 (2016), una de las más bajas de América Latina, pero desde entonces se ha disparado a una cifra proyectada de 40 por 100.000 para 2023, una de las más altas del hemisferio. Y esto incluye una violencia política sin precedentes, que incluye el asesinato de un candidato presidencial que había desafiado al crimen organizado, Fernando Villavicencio, el 9 de agosto.  Esta historia reciente es de particular importancia en este momento. Ecuador tiene elecciones presidenciales en menos de una semana y los candidatos representan lados opuestos de las decisiones políticas, objetivos, valores e intereses que provocaron los resultados marcadamente contrastantes de los dos períodos anteriores.  Por un lado, del mismo estrato de riqueza que Lasso (patrimonio neto de al menos cientos de millones) está Daniel Noboa. Es hijo del magnate bananero Álvaro Noboa, la persona más rica de Ecuador. Daniel Noboa fue elegido miembro de la Asamblea Nacional en 2021 y es ampliamente considerado como un representante del statu quo. Esto incluye sus conexiones tanto con Lasso como con el crimen organizado, por ejemplo, a través del ministro de Agricultura de Lasso, Bernardo Manzano, ex alto directivo del Grupo Noboa, quien renunció como ministro en medio de un escándalo de corrupción en febrero. Y hoy, el periódico más grande de Brasil, Folha de São Paulo, informó que Noboa es propietario de al menos dos empresas fantasma panameñas. Esto se mostró en documentos de las filtraciones de los Pandora Papers. Según la ley ecuatoriana, las personas con este tipo de participaciones en paraísos fiscales, incluido Panamá, tienen prohibido ocupar o postularse a cargos electos. Del otro lado está Luisa González, exministra del gobierno de Correa y exrepresentante en la Asamblea Nacional. Ella se compromete a revertir el daño de los últimos seis años intensificando la lucha contra el crimen y la corrupción, así como aumentando la inversión pública en infraestructura, salud y educación. La mayor parte de su programa se basa en una continuación de lo que ella considera políticas exitosas del gobierno de Correa, con esfuerzos adicionales, por ejemplo, en seguridad pública, para arreglar algunas de las grandes cosas que se han quebrado desde entonces. La opción parecería evidente en sí misma. Pero, como hemos aprendido quienes vivimos en Estados Unidos, especialmente desde 2016, mucho puede depender de la información que consume gran parte del electorado. La mayoría de los ecuatorianos probablemente no hayan escuchado los hechos más importantes descritos aquí. Las últimas encuestas muestran que las elecciones del domingo están demasiado reñidas como para tener un claro ganador.  La destrucción del Estado de derecho en Ecuador ha destruido gran parte de los cimientos de la democracia, incluso en las áreas de derechos humanos básicos y elecciones libres. Los periodistas tienen miedo de escribir sobre las conexiones mafiosas de los políticos más ricos y poderosos y de los presidentes; se enfrentan a amenazas de muerte si lo hacen. También pueden enfrentarse a dichas amenazas los testigos clave en casos criminales importantes, como se vio la semana pasada: siete hombres arrestados en el asesinato de Villavicencio fueron asesinados mientras estaban en prisión. Ya no contarán ninguna historia sobre quién los reclutó o les pagó. La experiencia de otros países ha demostrado que el tipo de gobernanza que se ha estado desarrollando en Ecuador durante los últimos seis años (una amalgama de oligarcas, crimen organizado y violencia, corrupción y falta de rendición de cuentas) puede ser extremadamente difícil de reformar cuando se arraiga. Las elecciones del domingo podrían tener un impacto profundo y, posiblemente, perdurable en el futuro del país.

Mark Weisbrot / 14 Octubre 2023

Keep up with our latest news

Suscríbase a las últimas noticias

Expertos en América Latina y el Caribe Latin America and the Caribbean Experts

Created with Sketch.
Created with Sketch.
Dan Beeton
Director, International Communications
Created with Sketch.
Roberto Frenkel
Senior Research Fellow
Created with Sketch.
Created with Sketch.
Jake Johnston
Senior Research Associate
Created with Sketch.
Created with Sketch.
Guillaume Long
Senior Research Fellow Investigador Senior
Created with Sketch.
Alexander Main
Director of International Policy
Created with Sketch.
Created with Sketch.
Francisco R. Rodríguez
Senior Research Fellow
Created with Sketch.
Franklin Serrano
Senior Research Fellow
Created with Sketch.
Mark Weisbrot
Co-Director

To book an expert on this topic, contact our media team.